sábado, 9 de agosto de 2014

El acoso laboral: Swimming with sharks (Reseña)







Un chico joven, inocente, inexperto, algo torpe, que suele disculparse por todo, recién graduado de la escuela de cine, ingresa a trabajar de asistente en los estudios de Hollywood, donde encontrará una relación conflictiva con Buddy Ackerman (Kevin Spacey), un destacado jefe de producción que se comporta como un soberano cabrón.  

La película está narrada a modo de flashback. Así que la acción está narrada en dos tiempos:

“El presente”

Guy está en un restaurante cenando con unos amigos jóvenes, suponemos que es el que domina la situación, tiene fluidez en la palabra y hace reír a los comensales. Decide ir a llamar. Habla con alguien, le pide disculpas, luego vuelve a llamar a otra persona, su jefe. Hay interferencia en la llamada, el chico decide marcharse. Llega a casa de un tipo de mediana edad, algo calvo y atractivo, empiyamado. El chico lo amenaza con un revolver. Secuestrado y amarrado Buddy (el jefe) en su propia casa, es mortificado por su propio empleado con diversos métodos de tortura: golpes, rociándole condimentos y químicos de cocina, lo corta con papel en las mejillas…Buddy guarda silencio, después suelta la carcajada frente a unas estupideces que comete Guy. Luego tienen una larga discusión, en la que puede concluirse que "los buenos siempre pierden", el mundo es de los poderosos, ambiciosos y abusadores: 

“Buddy: No eres ni el mártir, ni el héroe. Eres un maldito hipócrita. Un mocoso más buscando una entrada, cualquier entrada. ¡Y me necesitas!

Guy: ¿Eso te da derecho a despreciar a la gente?   ¿A abusar de la gente? ¿Qué te da derecho a tratar a la gente como…?

Buddy: ¡Porque me lo gané! ¿Crees que alguien me regaló mi trabajo? He contestado teléfonos, compaginado a las niñas, soportado a tiranos, quejones, chillones… He hecho más de lo que tú te puedas imaginar… en ese estrecho cerebro tuyo. He pagado mis deudas

Guy: Me pasé un año entero—

Buddy: ¡Yo diez! ¡Maldita sea! ¡Me toca a mí ser egoísta! Me toca a mí. Ese es el problema que tienen Uds. La maldita generación de MTV y de microondas. Lo quieren todo y ya. ¿Crees que te lo mereces sólo porque lo quieres? No funciona así. Tienes que ganártelo.”


“El pasado”

Un año atrás, relata la manera en que el joven ingresa al Business show soportando toda clase de agresiones de su jefe. Hay que resaltar que el acoso nace siempre de un conflicto, generalmente el acosado tiende a resistirse a las demandas del acosador. En una escena Guy va y le reclama a Buddy, con voz nerviosa, por qué lo ha gritado en el pasillo delante de la gente, Buddy repone que así funcionan las cosas, después le grita, lo maldice con groserías y le tira papeles, lapiceros y todo lo que encuentre, el chico, naturalmente, sale despavorido. La película muestra cómo el proceso de acoso laboral (mobbing) va aniquilando progresivamente la personalidad del asistente, quien va incorporando ademanes, gestos y muletillas de la actitud de Buddy. Recordemos que el mobbing puede darse entre compañeros o entre superior e inferior. El abuso de poder y las maniobras perversas las vemos a la orden del día en el filme. El jefe ejerce un uso desmesurado de su poder por la posición jerárquica en que se encuentra. Buddy presiona a su empleado con sobrecarga de trabajo, llamadas ofensivas y favores personales.

Ahora bien, la manipulación perversa consiste en aplastar a los demás para destacar, o simplemente para existir hay quienes necesitan destrozar a un individuo. El proceder perverso consiste en rechazar la comunicación directa, descalificar, poner en tela de juicio todo lo que la víctima dice, desacreditar, aislar, inducir al error, en otros casos, hay mujeres que llegan a ser acosadas sexualmente por sus jefes (Hirigoyen, 1999). Cuando Buddy deja que Guy entre a su oficina, por primera vez, lo tiene a la espera, observa su comportamiento de reojo y lo ignora mientras habla con otra persona por el teléfono. En el pasillo de la empresa, Buddy desestabiliza a su víctima, pidiéndole un sobre de marca especial de azúcar para su café, Guy titubea y lo busca, pero le da un sobre equivocado. El jefe bastardo le dice furioso:


“Buddy: Hazme un maldito favor. Calla, escucha y aprende. (shut up, listen and learn) Mira, sé que es tu primer día y que no sabes cómo funcionan las cosas por aquí. Así que te lo explicaré. Tú…no…tienes…cerebro. No necesito que juzgues absolutamente nada. Lo que tú piensas no significa nada. Lo que tú sientes no significa nada. Estás aquí por mí. Estás aquí para proteger mis intereses y saciar mis necesidades.”








De este modo, Buddy inicia el proceso de destruir al empleado, paralizándolo. Podríamos hablar de psicoterror, en la medida en que se llega a la violencia física, por ejemplo, cuando Buddy le arroja objetos al muchacho, o cuando este tiene ganas de ir al baño y lo fuerza a quedarse sentado en su oficina atendiendo una llamada. La perversión revela su esencia cuando el otro es transformado en un objeto, una marioneta, un muñeco de trapo, el perverso niega la identidad del otro y su derecho de sentir pensamientos y emociones. 

El personaje del seductor, Buddy, seduce a Guy, pero no en el sentido de relaciones homosexuales, sino en el sentido en que Guy poco a poco va a estar influido y dominado por Buddy, hasta el punto de que Guy termina por imitar el comportamiento del victimario. En primer lugar, Buddy anula las capacidades defensivas de su empleado, lo desestabiliza o confunde, haciéndole creer que comete estupideces. El siguiente paso, la influencia y el control, viene a ser el lavado de cerebro, hacer que la víctima sea totalmente dependiente del perverso. Y por último, las relaciones de dominio, donde Buddy cosifica y destruye a Guy, convirtiéndole en un alter-ego de él mismo. Al punto de que la exasperación y desesperación del asistente lo lleva a querer destruir a su propio agresor. Cosa que va a finalizar inesperadamente, con la participación de la productora de la que Guy se enamora desde el principio, que también va a jugar un papel importante en la película.

Quiero añadir un párrafo del libro de Marie Hirigoyen "El acoso moral", que terminé por estos días:

“Cuando el proceso de acoso se instaura, la víctima es estigmatizada: se dice que el trato con ella es difícil, que tiene mal carácter, que es complicado, o que está loca. Se considera que su personalidad es la responsable de las consecuencias del conflicto y la gente se olvida de cómo era antes o de cómo es en otro contexto. Una vez que la víctima se la saca de sus casillas, no es extraño que se convierta en lo que pretenden convertirla. Una persona acosada no puede rendir al máximo de sus posibilidades. Presta menos atención, se muestra ineficaz y da pie a que se critique la calidad de su trabajo. Llegados a este punto, a sus compañeros les resulta fácil separarse de ella, dada su incompetencia o su falta de profesionalidad.” [1]




[1] Hirigoyen, M. (1999). El acoso moral (1a. ed., p. 46). Barcelona: Paidós Ibérica.



Sinopsis

Un joven ejecutivo que entra a trabajar en Hollywood cree que está cerca de su sueño. Pero nada más lejos de la realidad; cuando conoce a su nueve jefe descubre que éste es cruel, despiadado y abusa de su confianza... aunque quizá le devuelva la jugada.[1]

FICHA TÉCNICA

Título original: Swimming with Sharks (AKA The Buddy Factor). Año: 1994. Duración: 93 min. País: Estados Unidos. Director: George Huang. Guión: George Huang. Música: Tom Hiel. Fotografía: Steven Finestone. Reparto: Frank Whaley, Kevin Spacey, Michelle Forbes, Benicio del Toro, Jerry Levine, T.E. Russell, Roy Dotrice. Productora: Cineville / Neofight Film / Mama'z Boy Entertainment Género: Comedia. Drama | Comedia negra. Cine dentro del cine. Premios: 1995: Círculo de críticos de Nueva York: Mejor actor de reparto (Kevin Spacey)[2]


REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
Hirigoyen, M. (1999). El acoso moral (1a. ed., p. 161). Barcelona: Paidós Ibérica.

REFERENCIAS HEMEROGRÁFICAS
Sisterboy. (2009, 16 de abril). La película recuperada: Swimming with sharks [Sisterboy Drama] de: http://sisterboydrama.blogspot.com/2009/04/la-pelicula-recuperada-swimming-with.html




0 comentarios:

Publicar un comentario