jueves, 15 de agosto de 2013

"Manuscrito de un loco". Capítulo XI.





«Resolví matarla 
Durante varias semanas pensé en el veneno, y luego en ahogarla, y luego en el fuego. ¡Hermoso espectáculo, la grandiosa casa en llamas, y la mujer del loco desvaneciéndose en cenizas! ¡Pensar en la broma de ofrecer una gran recompensa por la cabeza del culpable, y ver a un hombre cuerdo balanceándose al viento por algo que no hizo, y todo ello por la astucia de un loco! Muchas veces lo pensé, pero por fin lo dejé. ¡Ah, el placer de afilar la navaja día tras día, sintiendo el borde afilado, y pensando en el tajo que daría un golpe de su claro y sutil filo! » 
Dickens, Charles.   Documentos Póstumos del Club Pickwick

0 comentarios:

Publicar un comentario