miércoles, 3 de julio de 2013

...





Lo que tengo que hacer es lo que me concierne,
no lo que la gente cree que me concierne.

Esta regla, tan difícil en la vida práctica como en la intelectual, puede servir para establecer una distinción completa entre la grandeza y la mediocridad. Es muy difícil de seguir, porque siempre hallarás personas que creen saber cual es tu deber mejor que tú mismo. Es fácil vivir en el mundo según la opinión del mundo. Es fácil vivir en la sociedad según la propia opinión. Pero el hombre grande es aquel que en medio de muchedumbre conserva con perfecta dulzura la independencia de la soledad.

Ralph Waldo Emerson.

0 comentarios:

Publicar un comentario