sábado, 29 de junio de 2013

Discurso socio-político en una red global: Los trinos sobre el proceso de paz en el gobierno de Juan Manuel Santos.







« Da igual. Prueba otra vez. Fracasa otra vez. Fracasa mejor»
Rumbo a peor, Samuel Beckett


Resumen
El análisis del discurso socio-político es una ramificación del análisis de las formas de habla y escritura que ha venido haciendo eco en las ciencias humanas y en la comunicación social desde hace un par de décadas. Es una de las metodologías cualitativas de moda hoy en día, si así se quiere decir. En este artículo la utilizo con el fin de explorar las textualidades en el espacio de flujos de las redes sociales en la sociedad red global, especialmente en el popular servicio de microblogging: twitter. Elegí un tema muy discutido y polémico en el discurso mediático y el discurso político en Colombia: El proceso de paz actual entre gobierno y FARC-EP, que está siendo pactado en la Habana, Cuba. Primero hago una breve descripción de cómo llegué al tema del proceso de paz, luego doy las pautas que manejé en la cuestión metodológica, en seguida los conceptos que adapté. A continuación defino qué es una red como twitter, qué es la escritura en twitter y un sencillo y nada sesudo análisis de la cuenta del señor presidente de la República: Juan Manuel Santos Calderón. Hacia el final anoto el balance, las limitaciones y las perspectivas de este escrito a tener en cuenta.

Palabras clave: proceso de paz; discursos socio-políticos; representaciones sociales; imaginarios sociales; redes sociales; twitter; Estado Colombiano; FARC-EP; conflicto armado

TABLA DE CONTENIDO
1.      Introducción
2.      Explicación de qué es “ El análisis del discurso socio-político”
3.      Categorías sociológicas:
3.1        Representaciones sociales.
3.2        Imaginarios sociales
4.      El proceso de paz en Colombia, representaciones sociales e imaginarios
5.      El proceso de paz vigente en las redes sociales: twitter
5.1               ¿Qué es twitter?
5.2               ¿Cómo funciona twitter?
5.3               ¿Por qué usar twitter?
6.      Conclusiones: perspectivas y limitaciones




1.      Introducción
El 04 de septiembre de 2012, a través una alocución mediática televisiva, el presidente Juan Manuel Santos dio la hoja de ruta de unas negociaciones, haciendo oficial la noticia del inicio de un proceso de paz entre el Estado colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP). Después de 6 fracasados intentos históricos de negociaciones por la paz (desde el gobierno de Belisario Betancur hasta la administración de Álvaro Uribe), Santos dijo que hay que “aprender de los errores del pasado y no crear falsas expectativas”. Mientras veíamos la alocución, muchos colombianos nos ilusionamos con la posibilidad de que ojalá este gobierno usando la palabra, y no el uso de las armas, pueda dirimir este largo conflicto que nos azota hace más de medio siglo. Otros, en cambio, se decepcionaron, en la memoria colectiva está el lastre y la sombra del intento fallido y deshonroso de paz por parte del gobierno de Andrés Pastrana en la zona de distensión del Caguán. Es notable que el discurso de Santos ese día, representaba algo, sí, era la voz de un Estado nación que comunicaba a la sociedad civil, por mediación simbólica de la palabra a través de la tecnologías de la información y la comunicación, los acercamientos para un acuerdo de pacificación  de un conflicto con un grupo de actores armados ilegales.

Ahora bien, el discurso de Santos, más que representar un hecho, un objeto o un suceso, está inscrito en continuidades de largo plazo, discursos de diferentes presidentes y políticos (El frente nacional, Betancur, Barco, Gaviria, Samper, Pastrana etc.,), o inserto en una cadena de series regulares y distintas de acontecimientos desde el periodo presidencial de Álvaro Uribe (2002-2010),  si es menester explicar discontinuidades sistemáticas.  Pero momento ahí, éste breve trabajo etnográfico de pregrado sugiere de entrada el énfasis puesto en una red de la sociedad red global (Castells 2009)  Es decir, que es imprescindible ligar el tiempo a-temporal de este nuevo tipo de sociedad con el tiempo de reloj de nuestras vidas offline cotidianas y ordinarias, ligar también el tiempo de los grandes sucesos históricos engarzados por una unidad de significación y continuidad con el tiempo del azar, la discontinuidad y la materialidad, junto con otros tipos de tiempo. Me pregunto, ¿Acaso el tema central en este trabajo es el tiempo?

Un trabajo etnográfico, igual que un proceso de paz serio, debe tener límites de tiempo. Del mismo modo que el ciclo electoral de una democracia no es ilimitado, el trabajo de campo: la transcripción de relaciones,  la recolección de información, el análisis de material audiovisual, tampoco. Después de leer me surgieron cientos de preguntas sobre el tema en cuestión: Los diálogos de paz entre gobierno y FARC-EP en internet y redes sociales…Pero la pregunta básica siempre fue: ¿Cuáles han sido las representaciones sociales e imaginarios referentes a la paz que enarbola el presidente Santos en su discurso político para defender los diálogos con las FARC-EP? Primero necesitaba saber qué era eso de representación social y qué era eso de imaginario social, luego buscar abundante bibliografía sobre los procesos de paz anteriores al actual y buscar páginas web que tuvieran como tema central la paz en Colombia. También estar al día con la prensa y noticieros de televisión. Estar informado, en pocas palabras.

2.      Explicación de qué es “El análisis del discurso socio-político”
El discurso es un tipo de acción social e interacción (Dijk 1999)(Geertz 2006).  Esta sentencia ha valido para el acontecimiento del diálogo que une dos acontecimientos: hablar y escuchar. La polisemia del lenguaje, la diversidad de significados de una palabra, provoca malentendidos cuando hablamos con otra persona, en una situación cara a cara, estos pasan por un filtro gracias a la función contextual, el componente espacio-temporal del discurso, y así limita las posibles interpretaciones. El problema está en que el discurso no solamente es el acontecimiento del habla individual; sino en que la escritura es la manifestación íntegra del discurso (Ricoeur 2006). El discurso se realiza y proyecta, se supera así mismo plenamente en los textos. Cuando escribimos operan un proceso de inscripción del discurso hablado y otro de exteriorización del sentido mentado que queremos materializar en el texto. Aquí la relación cara a cara desaparece, emergiendo una nueva vinculación conflictiva entre lectura y escritura. El texto adquiere un sentido propio, una autonomía semántica, que escapa a la entera intención psicológica que quiso plasmar el autor. Los autores mueren y sus escritos sobreviven. El discurso escrito está dirigido a un público desconocido y a cualquier sujeto que pueda leer. La lectura es un fenómeno social, y un problema sociológico, que obedece a reglas y patrones de inclusión y exclusión listos para ser considerados y evaluados por una sociología de la lectura. (Ay, carajo, en Colombia cómo nos vendría de bien una sub-disciplina como éstas).

Es habitual que la mayoría de análisis del discurso estén divididos en dos momentos: un estudio externo y un examen interno del mismo. Foucault, por ejemplo, escinde su trabajo en un momento crítico, donde trata de desnudar, descubrir el enrarecimiento, pero también el reagrupamiento y la unificación de los discursos. Y un segundo momento genealógico,  donde aborda cómo se crean y forman las positividades de los modos de texto y habla, desde el punto de vista de las discontinuidades, las dispersiones y las regularidades históricas. Son bien conocidos sus sistemas de exclusión: procedimientos de control y delimitación del enunciado (Foucault 1992). Él los clasifica en dos tipos: externos al discurso (la palabra prohibida, la separación de la locura, la voluntad de verdad) y sistemas de inclusión internos (el comentario, el autor, la disciplina). El tipo de discurso del que escribe Foucault está inscrito en series de acontecimientos discontinuos, regulares y posibles, de hecho, para él el discurso es un acontecimiento, del que obviamente se extraen contenidos proposicionales históricos.

En el campo de la semiología y la lingüística, Teun A Van Dijk procede de una manera similar. De lo externo a lo interno. Para el caso del discurso socio-político, propone describir primero las estructuras contextuales externas: el campo o dominio societal, el sistema político, los valores políticos, las ideologías políticas, las instituciones políticas, las organizaciones políticas, los grupos políticos, los actores políticos y las relaciones políticas. En segundo lugar allana el camino a un análisis dinámico del campo de la política: El proceso político, las acciones políticas, el discurso político y los conocimientos políticos u opinión pública. Pero ¿Qué es la política? Yo diría que la política es un dominio societal que se encarga de las condiciones y las acciones de producción y reproducción de las relaciones de poder y de las relaciones institucionales de dominación (Castells 2009). Empero, es una definición reduccionista y limitada que toda una ciencia política está lista a expandir y a transformar permanentemente.

Un análisis del discurso político que únicamente se enfoque en los principales agentes políticos es necesariamente insuficiente. Es necesario ver qué pasa con el público y el auditorio receptor del mensaje político: los ciudadanos, la gente de a pie, los movimientos sociales, los grupos de resistencia y demás. Mas sería indispensable una investigación amplia y rigurosa, de ninguna manera una simple lucubración de estudiante de pregrado.
3.      
(…) sobre los conceptos
Durkheim ya decía en su magna obra “Las formas elementales de la vida religiosa” que el conocimiento humano está dividido en dos niveles:
a)      El conocimiento empírico, que constituye estados individuales de conciencia. Por ejemplo, las representaciones psíquicas.
b)      Y el conocimiento social, constituido por representaciones colectivas que traducen estados de colectividad; que sin duda toma algo del primer tipo de conocimiento (Durkheim 1982).
Durkheim incorpora el concepto de concepto o categoría de pensamiento:
“… [Es] el producto de una inmensa cooperación extendida en el tiempo y en el espacio. Una multitud de espíritus han asociado, mezclado, combinado, sus ideas y sentimientos para elaborarlas, amplias series de generaciones han acumulado en ellas su experiencia y saber. Se concentra en ellas un capital intelectual infinitamente más rico y complejo que el individual.” (Durkheim 1982)
Con esto quiero decir que las categorías conceptuales son herramientas o instrumentos, de origen social, que el científico natural, el científico social o el filósofo utilizan para captar, explicar y comprender la realidad.

De mi caja de herramientas utilicé dos conceptos:

3.1  Representaciones sociales

Usaré el concepto construido a partir de la recopilación y los análisis realizados por Lidia Girola(De la Garza Toledo and Leyva 2012). Haciendo un recorrido desde Durkheim, Moscovici y otros, ella hace una síntesis y define una representación social como una creación de sujetos que vuelven a presentar de otra forma, un objeto, un suceso, una idea o una situación específica con referencia al mundo real en una interacción o en un grupo social. Es el conocimiento común con el que estamos equipados cuando interactuamos con las otras personas para referirnos a la realidad concreta. No es un reflejo o un espejo de lo real. Hay unos sujetos, unos actores definidos que las crean y recrean. Son interpretaciones de la realidad datadas y localizadas socialmente. Son objeto de estudio para la microsociología y la psicología social, principalmente. También hay que señalar que su historicidad es más corta en comparación con los imaginarios sociales. Las representaciones implican un pensamiento instituyente y un pensamiento instituido. Las ideologías, las creencias, las opiniones de un grupo, entre otros, son tipos de representación social.  Un ejemplo sencillo de representación social son los estereotipos, digamos, un tipo de estereotipo: las designaciones rígidas que se le asignan a un habitante de una región de un país, entonces en Colombia decimos que los tolimenses son perezosos, o que los pastusos son tontos. O aún, a nivel global, que los colombianos somos violentos y narcotraficantes.
        3.2 Imaginarios sociales
Estos son esquemas de representación, marcos sociales epocales de asignación de significado e interpretación de realidad que cuentan con unas temporalidades de larga duración, implican una reinterpretación del pasado y una prefiguración del futuro que orienta la acción (De la Garza, 2012). Tienen un fuerte componente mítico, emotivo y movilizador. Cornelius Castoriadis los define como un magma cohesionante, un conjunto complejo de construcciones simbólicas que hacen posibles las relaciones entre las personas, objetos e imágenes (Castoriadis 1983).  Existen dos tipos de imaginarios sociales: el instituyente y el instituido. Se asocian con grandes creaciones de sentido, el trasfondo cultural de un pueblo,  (aun de varios pueblos) como la nación, el grupo étnico o una época. Asimismo, hay que decir que estos imaginarios se muestran en las representaciones sociales, las nutren y les dan vigor (De la Garza Toledo and Leyva 2012). Un imaginario social cliché es la construcción simbólica histórica alrededor de la figura del libertador Simón Bolívar en América Latina, por ejemplo.
4.      
El proceso de paz en Colombia, representación e imaginarios sociales
¿Cómo se ha definido la paz en Colombia? Esta inquietud necesita ser resuelta antes de entrar a la realidad actual. Veamos, pues, la visión desde arriba. En Colombia se han realizado 6 intentos de procesos de paz entre el gobierno nacional y la guerrilla de las FARC-EP. Las administraciones de Belisario Betancur (1982-1986) y de Virgilio Barco (1986-1990), adelantaron cada una por su cuenta procesos de paz con las FARC-EP, donde los puntos cruciales y comunes de la agenda fueron la terminación del conflicto armado: la incorporación de la guerrilla al sistema político y la negociación en medio de la guerra. Estos dos puntos luego fueron perdiendo relevancia desde el gobierno de César Gaviria (1990-1994). Los diálogos, en aquel período, se llevaron a cabo en Caracas. Mientras que el gobierno propugnaba por el fin del alzamiento armado, la guerrilla de las FARC-EP señalaba una superación de los problemas estructurales del país para alcanzar la tan anhelada paz. Poco a poco, la opinión pública, periodistas, académicos, sacerdotes impulsaron ésta idea de paz. Aquí comenzó una redefinición del concepto de paz (Carbó Posada, Deas, and Powell 2002)

Los voceros de la Iglesia (1990-1994), Monseñor Rubiano y Monseñor Nel Beltrán, fueron en buena parte responsables de ésta nueva definición de paz. La paz integral fue el estandarte de la Iglesia católica en Colombia. La paz fue definida como bienestar y justicia social. Pero para llegar a esto era necesario un proyecto para transformar a la sociedad en su conjunto. El mensaje de la Iglesia caló en los objetivos del partido conservador colombiano de la época. Para este la paz pasó a significar una especie de reconciliación de la sociedad consigo misma (Carbó Posada et al. 2002). Y como consecuencia de todo este alboroto, el problema del fin de la lucha armada y la inserción de la guerrilla a la vida civil y política pasó a segundo plano.

Bajo la tutela de Ernesto Samper (1994-1998), el país cayó en escándalos de corrupción y clientelismo político. Y la paz adquirió un nuevo rasgo conceptual, de ahora en adelante el modelo de país para una convivencia en paz estaba asociado con la cultura. El Ministerio de Cultura fue convertido en el Ministerio de la Paz. Así, éramos un pueblo de mala entraña, unos cafres que nos matábamos unos contra otros, unos fratricidas con una capacidad de autodestrucción infinita. Empezó a hacerse popular aquella idea de que la violencia provenía en escaso porcentaje del conflicto entre Estado e insurgentes armados y en mayor proporción de la violencia cotidiana y doméstica; que nuestra identidad nacional se caracterizaba por una violencia generalizada (Carbó Posada 2001).

Durante la fase presidencial 1998-2002, Andrés Pastrana hizo publicidad del proceso de paz más famoso de las últimas décadas, famoso por “haber regalado el país a las FARC” según manifestó la opinión pública de esos años. Con Pastrana la  paz tomaría un vasto sentido utópico. La pobreza y la inequitatividad en la distribución de los ingresos serían las causas objetivas de la violencia en Colombia. La paz sería un proyecto de construcción de nación.  El desarrollo, la democracia y equidad, los derechos humanos serían una conquista espiritual de justicia social y transformación cultural (Carbó Posada et al. 2002). ¡Necesitamos cambiar todo el modelo de país a fin de lograr la paz! Como bien se supo, el despeje del Caguán, la zona de distensión y las amplias garantías que el Estado le concedió a las FARC, llevaron todas las negociaciones a un rotundo fracaso.

En el gobierno de la seguridad democrática de Álvaro Uribe Vélez (2002-2010) hubo algunas tentativas de acercamiento pa’ dialogar con ‘los bandidos de la far’, no obstante, el clima de agudos enfrentamientos armados y de retórica belicista desestimaron cualquier posible negociación (la propuesta era que las negociaciones estuvieran determinadas por las condiciones del Estado, sin contemplaciones, ni concesiones de ninguna forma con la guerrilla). La paz se conseguiría por medio del uso estatal de la violencia legítima: ejército, policía y maquinaria militar serían los encargados de cumplir el objetivo. También hubo un fuerte ejercicio de la violencia por medio del discurso: “terroristas” “asesinos”, “bandidos”, las descalificaciones y estigmatizaciones hubieron de extenderse a los partidos políticos de izquierda, los sindicatos, los movimientos sociales y las ONG, cualquiera que tuviese cierta afinidad ideológica con los grupos insurgentes era tachado de criminal. Inclusive, el señor expresidente sigue creando y reproduciendo estigmatizaciones a través de su cuenta de twitter. El tema de las evaluaciones, polarizar al país en nosotros/positivo y ellos/negativo fue lo más frecuente en el discurso de este mandatario.

En el primer semestre de 2012, entre febrero 23 y agosto 26 de 2012 en la Habana, Cuba;  el presidente Juan Manuel Santos (2010-2014) comenzó una serie de conversaciones exploratorias con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia FARC-EP. Con el concurso de dos países garantes: Noruega y Cuba, y dos países acompañantes, Chile y Venezuela, el resultado de aquella primera fase fue el establecimiento de una agenda de diálogos de paz denominada: Acuerdo General para la terminación y la construcción de una paz estable y duradera, con 6 puntos a discutir y a resolver:

1)      Política de desarrollo agrario
2)      Participación política
3)      Fin del conflicto
4)      Solución al problema de las drogas ilícitas
5)      Víctimas
6)      Implementación, verificación y refrendación
Hasta el momento se ha llegado a un acuerdo respecto al primer punto, pero no hay que olvidar uno de los principios del acuerdo general: “nada está acordado, hasta que todo esté acordado”.

5.      El proceso de paz en las redes sociales online: twitter
5.1  ¿Qué es twitter?
Twitter, que se traduce trinar o gorjear, es una red social virtual de microblogging originada en el 2006, una unidad compuesta por un conjunto de nodos interconectados (Castells 2009). Y cada nodo tiene una función y significado dentro de la unidad de la red. Una red tiene unos objetivos y unas reglas que unos programadores le han asignado. Las redes procesan flujos de información y trabajan con una lógica binaria de inclusión/exclusión (Castells 2009).  Hay cooperación y competencia entre redes. La ventaja principal de las redes radica en que son flexibles, adaptables y pueden auto-reconfigurarse continuamente. No hay que olvidar que twitter es una modalidad de la comunicación en la sociedad red global, pertenece a la CMC (Comunicación mediada por computadora) que es posible a través del acceso y uso de las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) (Sandoval Forero 2007).
Nuevas redes de información y comunicación crean dos posibilidades:
1)      La simultaneidad, rompiendo los husos horarios, que ahora se pueden enlazar en el mismo instante.
2)      Relacionar a las personas asincrónicamente.
Se abre así un “espacio” de encuentro de personas que objetivamente no pueden coincidir. UN ESPACIO DE FLUJOS. Configuración de nuevas subjetividades enclavadas en estas reelaboraciones simbólicas, únicas en la historia humana (Ojeda 2006)

       5. 2  ¿Cómo funciona twitter?
Es bastante sencillo e intuitivo, describiré sus principales características, no todas, debido a que son bastantes las funciones, significados y aplicaciones con las que cuenta:
Registrarse gratuitamente, escoger el idioma, seleccionar 15 amigos a quien seguir,  configurar el perfil (si se quiere público o privado) y poner una foto. Twitter cuenta con zona de ayuda.
Trinos: Son mensajes breves de 140 caracteres que publica una persona en su cuenta o perfil. Pueden ser oraciones o urls cortas (de vídeos, fotografías, páginas web etc.,)
Seguidos: Son las personas que te interesa seguir por las publicaciones que realizan, porque las conoces, son amistades, contactos profesionales etc., Los mensajes de dichas personas aparecerán en tu home  o página de inicio.
Seguidores: Son aquellas personas o usuarios que han decidido seguirte, por algún tipo de interés en tus publicaciones. Ellas podrán leer los mensajes que publiques en tu perfil o timeline. Y puedes enviarles DM (mensajes directos), si así quieres.
Retweet: Es una funcionalidad que hace posible publicar en tu perfil un trino o mensaje hecho por otro usuario. Con la intención de que quieras compartirlo con la gente que te sigue. Del mismo modo, tus contactos también te pueden retuitear.
Hashtag o etiquetas: este elemento hace que puedas enviar o compartir trinos a grupos de discusión en la red. También es un modo de agrupar trinos que tratan de un mismo tema. Se reconoce por anteponer el símbolo #.
Trending Topics: Es una funcionalidad automática que publica en tu perfil los hashtags y las palabras más populares del momento. Puede configurarse a nivel global, por países o por ciudades (Cobos n.d.)

       5.3 ¿Por qué usar twitter?
Esta red te permite mantenerte informado y comunicado en lo que atañe a noticias y hechos del momento y el estar al día con tu familia, amigos o contactos. Igualmente da vía para ampliar tu red personal y conocer nuevas amistades. Asimismo, twitter como servicio de microblogging se basa, sobre todo, en la escritura.  Permite ser la plataforma virtual para la exteriorización de la intención mental y la distanciación del usuario, adaptando elementos de la hermenéutica fenomenológica de Ricoeur a este contexto social online. Aquí la distanciación aplica en menor grado, (a comparación de lo escrito en un libro hace 200 años, por ejemplo) en tanto que se hace menor la brecha espacial y cultural que divide al lector de lo escrito. La lengua sigue siendo la grieta primordial entre una cultura y otra. Si sabes inglés, muy posiblemente puedas comunicarte con más personas alrededor del mundo. Sin embargo, eso tampoco te abre la puerta a todos los universos de sentido de ésta red social. La capacidad de fijar y exteriorizar la intención mental en un tweet, permite tener en frente lo pensado. El perfil de twitter en uso se configura en un libro en permanente construcción. El autor no está disponible para ser interrogado, pero sí su cuenta de twitter. El presidente, el político, el periodista, son inaccesibles para ser entrevistados, pero la ciudadanía tiene a su disposición los trinos que los definen. En las miles de oraciones que ha escrito alguien tienen que existir miles de contenidos propositivos, acerca de una acción, un acontecimiento, un objeto. También es posible compartir fotos y enlaces allí, sin embargo, en este caso me interesa en particular la escritura, la inscripción del discurso, la transcripción de los mundos (Ricoeur 2006)

     5.4  Análisis del discurso ideológico en la cuenta de twitter de Juan Manuel Santos
Las palabras clave que elegí para la recolección de trinos fueron: paz, proceso y conflicto
Aplicando el principio de favoritismo del ingroup y descalificación del outgroup utilizado por Teun A Van Dijk (Dijk 1996) voy a intentar describir algunos aspectos de la composición ideológica del discurso textual socio-político del presidente Santos.  Es importante reconocer que ésta cuenta más que promover el debate y la tensión política está dedicada a dar agradecimientos, dar noticias de inauguraciones de infraestructura, entrega de casas o de colegios, dar felicitaciones a deportistas, artistas y figuras públicas nacionales, saludos y condolencias frente al fallecimiento o enfermedad de grandes personalidades. Del mismo modo del uso retórico repetitivo de “país justo, moderno y seguro”

Estructuras de la ideología
Identidad (¿Quiénes somos nosotros? ¿Quiénes pertenecen a nosotros (no)?
Los principales reconocimientos y agradecimientos, es decir, aquellos que han sido mencionados por el gobierno central en apoyo al proceso de paz son:
La Iglesia católica, el papa Francisco, el nuevo nuncio Monseñor Balestrero y el Vaticano, los alcaldes de Colombia, las centrales obreras: CGT, CUT y CTC, maestros de Colombia, las comunidades afrocolombianas, los policías y militares.
­ Tareas/actividades  de cara al proceso de paz (¿Qué hacemos nosotros? ¿Cuáles son nuestras actividades?)
“El gobierno nacional dice que hace acuerdos concretos. Dice que pelea duro para alcanzar la paz. El gobierno dice que está formando una juventud bien educada. El presidente dice que promueve marchas para rechazar la violencia y apoyar la paz. Igualmente dice que se les está dando a los niños y niñas oportunidades de buena educación. El gobierno dice que respalda movilizaciones por las víctimas de la violencia. Por último dice que la ofensiva estatal militar se mantiene en todo el territorio hasta no llegar a acuerdo de paz en su totalidad en la Habana.”
Metas (intereses u objetivos) ¿Qué se espera de nosotros? ¿Cuáles son los objetivos de estas actividades?
“Lograr la paz. La paz es la unidad, de ninguna manera la división. La paz es una búsqueda, es la victoria. La paz es una construcción, ahora pertenece a unos pocos, en el futuro tiene que ser de todos y todas. Vamos a cerrar las heridas, reparar a las víctimas. Darle fin al conflicto de más de medio siglo”
Normas, valores ¿Cuáles ideales se respetan en éstas actividades?
“Prudencia, responsabilidad, lo moderno, la justicia y la seguridad. La paz como imperativo de toda sociedad civilizada, asegura Santos”
Posición social ¿Desde qué lugar hablamos? Las relaciones con otros grupos.
Los agradecimientos a: La Unión Europea, el vicepresidente estadounidense Joseph Biden, el premio nobel de paz Frederik de Klerk, Kofi Anan, Nelson Mandela, Fernando Henriquez Cardozo, Jimmy Carter, el presidente de Uruguay.
Tenemos a los líderes del sector religioso católico, nacionales y extranjeros; a los líderes municipales, a grupos de sindicatos de trabajadores, al sector educativo, algunas comunidades marginadas, y a un gran conglomerado de países y políticos internacionales. De hecho, la comunidad internacional es la que más se hace presente en los trinos del presidente Santos en lo que atañe al proceso de paz.
Recursos ¿Cuáles son los recursos a los que típicamente tenemos o no acceso? Los que tienen y los que no tienen.
El gobierno de Juan Manuel dispone de todos los recursos económicos y profesionales, medios de movilización, para llevar a cabo un proceso de paz exitoso, si hay concesiones entre ambas partes. Aquí el problema es más por el lado de los medios de movilización de la sociedad civil para participar activamente en el proceso de paz. Nada de esto ha sido mencionado en la cuenta de twitter de Santos. Al presidente le ha faltado estimular al pueblo y a la sociedad civil a que participen ampliamente enviando propuestas y comentarios a las mesas de negociación en la Habana. Estos es viable a través de la página web creada para tal fin: https://www.mesadeconversaciones.com.co/comunicados/primer-informe-conjunto-de-la-mesa-de-conversaciones-entre-el-gobierno-de-la-rep%C3%BAblica. Esto se debe, tal vez, porque hay un sexto punto de verificación y refrendación donde posiblemente se llame a un referendo popular, o aún, queda la posibilidad de instaurar una asamblea nacional constituyente que apruebe o no el acuerdo general.
El 21 de junio fue divulgado un  estructurado informe acerca de los adelantos en la mesa de conversaciones en la Habana. Y así, describe: Comunicados conjuntos; recepción de propuestas; mecanismo de participación directa; estrategia de Difusión; foros de participación. Todavía es imposible hacer una descripción comprensiva parcial del proceso, mientras este no haya llegado a su fin. Las expectativas de los más sensatos estarán en que ojalá culmine con éxito y lo más pronto posible, para así describir e interpretar las positividades y negatividades de lo pactado.

Finalmente…
Me hubiese gustado incorporar y aplicar esquemas de la psicología social y de la lingüística generativa para un análisis interno del discurso en propiedad.  Verbigracia, las ideologías son resultado de la producción psicosocial de los sujetos de un grupo (Dijk 1996). El tiempo y mis pocos conocimientos en esas dos líneas, fueron los grandes limitantes. Por otro lado, en principio pretendía seleccionar cinco cuentas a fin de trabajar sobre ellas. La tarea fue volviéndose titánica al ver que había elegido una cuenta de trinos, la de Álvaro Uribe Vélez, que se extendía hasta el infinito y más allá. Una labor conjunta y cooperada con un grupo que trabajara y me animara a trabajar tal vez hubiese sido una mejor opción desde el comienzo. La tradición sociológica del conflicto(Collins 1996) quería agregarla como perspectiva de análisis, no obstante, me vi condicionado por la poca bibliografía que tengo referente al tema en Colombia. Los procesos de largo plazo, la economía, la movilización de recursos y la lucha entre organizaciones políticas y sociales, se me hace que todavía pueden decir algo de la paz y el conflicto, empero, bajo una mirada contemporánea. La sociología encara el problema de explicar las realidades actuales, próximas a nosotros, susceptibles de afectarnos y tocarnos en nuestras ideas y actos cotidianos(Durkheim 1982)


BIBLIOGRAFÍA
Carbó Posada, Eduardo. 2001. ¿Guerra civil? El lenguaje del conflicto en Colombia. Bogotá D.C.: Revista Cambio; Alfaomega Colombiana S.A.
Carbó Posada, Eduardo, Malcolm Deas, and Charles Powell. 2002. La paz y sus principios. 1a. ed. Bogotá: Revista Cambio; Alfaomega Colombiana S.A.
Castells, Manuel. 2009. Comunicación y poder. 1a ed. edited by Belén Urrutia. Madrid: Alianza Retrieved (http://holismoplanetario.files.wordpress.com/2012/09/comunicacic3b3n_y_poder_de_manuel_castells.pdf).
Castoriadis, Cornelius. 1983. La institución imaginaria de la sociedad. 1a. ed. Barcelona: Tusquets Retrieved (http://es.scribd.com/doc/137927513/La-Institucion-Imaginaria-de-La-Sociedad).
Cobos, T. n.d. “TWITTER COMO FUENTE PARA PERIODISTAS LATINOAMERICANOS.” Razn y Palabra (73). Retrieved (http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=199514908045).
Collins, Randall. 1996. Cuatro tradiciones sociológicas. 1a. ed. México: Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) Retrieved (http://es.scribd.com/doc/144267963/Collins-Randall-Cuatro-tradiciones-sociologicas).
Dijk, Teun A Van. 1996. “Análisis del discurso ideológico.” Pp. 15–43 in, edited by Ramón Alvarado. México, D. F.: Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).
Dijk, Teun A Van. 1999. Análisis del discurso social y político. edited by Iván Rodrigo Mendizábal and David Jiménez. Quito.
Durkheim, Emile. 1982. Las formas elementales de la vida religiosa: sistema totémico en Australia. 1a. ed. edited by Ramón Ramos. Madrid: Akal Retrieved (http://es.scribd.com/doc/51942210/Durkheim-Emile-Las-Formas-Elementales-de-La-Vida-Religiosa).
Foucault, Michel. 1992. El orden del discurso. 1a. ed. edited by Alberto Gonzáles Troyano. Barcelona: Tusquets.
Geertz, Clifford. 2006. La interpretación de las culturas. 11a ed. Barcelona: Gedisa.
De la Garza Toledo, Enrique, and Gustavo Leyva. 2012. Tratado de metodología de las ciencias sociales: perspectivas actuales. 1a. ed. México, D. F.: Fondo de Cultura Económica; UAM-Iztapalapa.
Ojeda, Betty Martinez. 2006. Homo digitalis: Etnografia de la cibercultura. 1a. ed. Bogotá D.C.: Universdad de los Andes, Facultad de Ciencias Humanas, Departamento de Antropología, Centros de Estudios Socioculturales e Internacionales CESO.
Ricoeur, Paul. 2006. Teoría de la interpretación: Discurso y excedente de sentido. 6a. ed. México: Siglo XXI Retrieved (http://es.scribd.com/doc/117935712/04-ricoeur-paul-teoria-de-la-interpretacion-2).
Sandoval Forero, Eduardo Andrés. 2007. “Cibersocioantropología de comunidades virtuales.” Rev. argent. sociol. [online] 5:64–89. Retrieved (http://www.scielo.org.ar/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1669-32482007000200005).
Comunicados:
Acuerdo General para la terminación y la construcción de una paz estable y duradera: https://www.mesadeconversaciones.com.co/sites/default/files/AcuerdoGeneralTerminacionConflicto.pdf

 Prensa:
María Jimena Dusán, los contactos secretos de Uribe con las FARC: http://www.semana.com/opinion/articulo/los-contactos-secretos-uribe-farc/339763-3




0 comentarios:

Publicar un comentario